Lectura recomendada de Imre Kertesz

En las líneas que siguen voy a escribir sobre la recopilación de ensayos de Imre Kertesz (Budapest, 1929-2016) Un instante de silencio en el paredón – El Holocausto como cultura publicada en 1999.

No pretendo destripar la obra, si no más bien recomendarla. El libro no es ninguna novedad y tampoco se cumple ningún aniversario en torno al tema o al autor – bueno, este año harán 70 de que fuese deportado a Auschwitz y luego a Buchenwald; pero este no es el motivo por el que escribo sobre él. Desconocía esta obra hasta que me fue regalada hace un tiempo y su lectura me parece tan interesante como – teniendo en cuenta el tema – casi amena. Y esto debería bastar para dedicar unas horas a leerla.

Imre Kertesz es un traductor, periodista y autor húngaro que ganó el Premio Nobel de Literatura en 2002. Los nazis harían de él una víctima del Holocausto por su ascendencia judía en 1944. Su liberación el 11 de abril de 1945 haría de él un superviviente y le permitiría escribir grandes novelas sobre el Holocausto, cargadas de autobiografía. Pero el libro que aquí tratamos es una colección de diez ensayos, artículos y transcripciones de conferencias para ser más exactos, escritos durante la década de los 1990 sobre este tema.

Uno de los aspectos destacables de la obra está en que su autor tiene muy claro que no es ningún historiador. Escribe con la autoridad que le otorga haber vivido el Holocausto en sus carnes, pero no se dedica a encadenar anécdotas de su experiencia. Más bien escribe como literato, analizando desde un punto de vista teórico y diversos ángulos al Holocausto como fenómeno cultural y su evolución desde que se cometiese el Crimen hasta los primeros años después de la caída del bloque soviético. A continuación, y como muestra de lo que esta obra ofrece, citaré dos de las reflexiones que hace el autor que más me han interesado.

La primera reflexión es la que hace durante el primer ensayo de la obra. Bajo el título “Patria, hogar, país” está la conferencia que dio en 1996 en Munich dentro del ciclo “Reden über das eigene Land” (Hablar sobre el propio país). En el texto rompe con la linea del ciclo de conferencias para explicar como el antisemitismo, el Holocausto y el régimen soviético impidieron que pudiese contemplar a Hungría como su país. Lejos de añorar una patria, Imre Kertesz niega que esta sea estrictamente necesaria y escribe una oda al ser – o más bien al sentirse – extranjero.

La otra reflexión a la que quiero referirme me parece crucial para la cultura de la Memoria Histórica occidental. Se encuentra el el tercer ensayo “La vigencia de los campos” de 1990. Este texto es una respuesta a una pregunta concreta realizada al autor: se le pidió comparar los campos de concentración nazis con los soviéticos. Por un lado, tiene sentido hacerle esta pregunta a un literato que habiendo sobrevivido los primeros, entró en una especie de exilio interior para no acabar en los segundos.

Por otro lado, esta pregunta lleva décadas envenenando el debate sobre la Memoria Histórica. Imre Kertesz empieza su reflexión considerando este debate como una “cuestión mitológica”. Al final acabará haciendo una serie de comparaciones entre el estalinismo y el nacionalsocialismo, analizando sus planes de exterminio desde un punto de vista de la teoría de la política. Pero, antes de hacer esto, dejará algo muy claro: cualquier comparación entre ambos sistemas de extermino que intente valorar a uno de ellos como “peor”, siempre acaba siendo una apología del otro. Así – y es algo que sigue muy vigente – las diversas tendencias neo-nazis y similares tienden a disculpar el Holocausto con el argumento de que los gulags eran peores; así como ciertos sectores de la extrema izquierda disculpan las purgas estalinistas por Auschwitz. Ambas argumentaciones son estúpidas cuando no perversas.

Y la obra desgrana muchas más ideas relativamente originales y muy bien argumentadas. Y lo hace con un lenguaje asequible, relajado y escueto durante menos de 150 páginas. Leerlo merece la pena.

 

Header: Angelika Schoder, 2013

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.