Los españoles deportados al campo de Dachau (III) – „¿Qué demonios se les había perdido allí?“

Esta pregunta fue una de las reacciones que recibí cuando mencioné en su momento el tema de mi investigación a personas de mi entorno. De hecho, la misma pregunta, pero formulada de maneras menos sarcásticas, fue uno de los comentarios más habituales cuando hablé sobre mi investigación. Esto se extiende incluso a personas con buenos conocimientos generales sobre la historia de los crímenes nazis, lo que incluye a la mayoría de los centroeuropeos con educación secundaria.

_____

Por otro lado, la casi totalidad de los españoles con los que traté el tema parecían tener claro que hubo un importante grupo de conciudadanos que fueron victimas del sistema de campos nazis. Sin pretender haber hecho un estudio sociológico del tema – lo cual sería un acto de intrusismo laboral por mi parte – creo apreciar aquí uno de los aspectos positivos de la presencia mediática que ha tenido el debate sobre la memoria histórica en España durante la última década.

Sin embargo, en un país como Alemania, donde el debate sobre la memoria histórica tiene una larga tradición y los crímenes de la dictadura nazi son la piedra angular de la asignatura de historia en los programas educativos desde hace casi dos generaciones, las deportaciones desde el Oeste de Europa y especialmente Francia siguen siendo un fenómeno desconocido por el público en general.

La intención original de mi trabajo era investigar las peculiaridades del grupo de los españoles en Dachau. Si no nos adentramos en cada caso individual, estos eran una pequeña parte de los extranjeros con el triangulo rojo de presos políticos (en Mauthausen llevarían el triangulo azul, de apátridas). La peculiaridad más marcante de los españoles en Dachau no fue su terrible estancia, si no el camino que les llevaría al campo. A continuación paso a generalizar y resumir de forma muy escueta – ya habrá espacio en entradas futuras para entrar en detalles – lo que se les había “perdido” en Dachau:

Miembros del (o afines al) bando perdedor de la Guerra Civil Española, se exiliaron durante o al final de esta en Francia. Allí fueron concentrados en terribles condiciones en campos. No fueron parte de los que serían movilizados para el ejercito francés ante la ofensiva alemana. De entre estos, los que fueron hechos prisioneros tras la derrota francesa formarán parte de la primera oleada de deportaciones y acabarán en su mayoría en Mauthausen. Las condiciones de vida de los que permanecieron en Francia empeorarían drásticamente con la victoria nazi, estuviesen en la Francia ocupada o en la de Vichy.

La prisión y los trabajos forzados irían en paralelo con la lucha clandestina contra la ocupación y la dictadura de Petain. Cuando Alemania estaba ya luchando una guerra perdida y necesitaba desesperadamente mano de obra esclava para su industria armamentística, irá vaciando las prisiones francesas en la segunda oleada de deportaciones hacia campos alemanes. Una parte de los españoles así deportados llegarían a Dachau.

La pregunta que da título a esta entrada puede parecer una falta de respeto. Sin embargo, es la cuestión primordial a la hora de analizar cualquier grupo de victimas de los campos nazis – formulada de manera algo bruta, eso sí. Comprender la manera en la cual los sistemas con una concepción orgánica de la sociedad manejan las vidas de individuos y las razones que esgrimen para ello, es el primer paso para comprender su vileza.

Para quien quiera saber más sobre el exilio en Francia y la participación española en la II Guerra Mundial, recomiendo la lectura de:

Ángeles Egido León “Españoles en la Segunda Guerra Mundial” Madrid, 2005.
ISBN: 84-95886-14-6

____________________

Más:

 

Header: Angelika Schoder, 2009

3 Antworten auf „Los españoles deportados al campo de Dachau (III) – „¿Qué demonios se les había perdido allí?““

  1. Con todo mi respeto Sr Damián,resumir en cuatro paginas SU razón de los españoñes
    en Dachau creo que nos es lo adecuado …. su investigación ! es verdad no .

    Mi padre como muchos mas le aresto la Gestapo y no se perdió en Dachau …

    Un cordial saludo .

    1. Estimado Blasco:
      Gracias por sus comentarios. Como ya habrá visto, he aprovechado para corregir el título con unas comillas. Se trata de una cita textual traducida al castellano. La reacción original -en alemán- de mi amigo ante el tema de mi trabajo fue „was zum Teufel hatten Spanier in Dachau verloren?“ El „demonios“ es una expresión coloquial, así como el „qué se les había perdido?“ Que sería „por qué motivo estaban allí?“ en un lenguage más formal. La pregunta era sarcástica, pero en ningún caso una falta de respeto. El repeto por las víctimas y su memoria es la razón por la que escribo sobre el tema. Y lo hago lo mejor que puedo.
      El formato de un blog me obliga a escribir textos cortos y concisos. Este es el motivo por el cual he decidido escribir una serie. Por ahora, y para entrar en la materia, tengo que partir de generalizaciones. En futuras entradas iré dando más detalles. Mi investigación, tal y como explico el la primera entrada de la serie, dió como resultado un artículo bastante extenso, pero un blog no me parece el lugar adecuado para un texo de más de 120 páginas.
      Existen listas de los españoles deportados a los campos nazis. De la primera, la francesa, ya hablo en la segunda entrada de esta serie. Las dos otras – la de Benito Bermejo y Sandra Checa y la del Memorial Democràtic de Catalunya – ya hablaré en entradas futuras. En estas bases de datos se encuentran los nombres y datos biográficos de todas o casi todas las victimas españolas de los campos nazis. Otra fuente de información que citaré a menudo es el Amical de Mauthausen y otros campos. Si bien, no voy a usar el blog para hacer una lista exhaustiva de los españoles en Dachau, sí que hablaré de algunos casos concretos, de los que poseo infromación suficiente.
      Me queda muy claro que su padre no se predió en Dachau. Si tiene datos y material sobre la experiencia de su parde le recomendaría que los ponga a disposición de Amical y su archivo, si no lo ha hecho ya. Si así lo desea contactemé de manera privada (al correo electrónico del blog) y estaré encantado de tratar el tema de su padre y/o ponerle en contacto con el Amical o el Memorial de Dachau.
      Espero haber aclarado algo con mi respuesta. Si así lo desea, siga leyendo las entradas que saldrán más o menos mensualmente. En MusErMeKu estamos siempre abiertos a críticas y comentarios.

      Me despido muy atentamente.

  2. Sr Damián usted que sabe escribir aga una lista de todos las personas que an pasado
    por Dachau para todas esas familias españolas y las generaciones que vienen que sepan que sus familiares no se perdieron .
    Me molesta : demonios y perdidos.
    Haga algo positivo para que nadie olvide a los Españoles mismo si salieron 286 el
    26 – 04 – 1945 trabaje caso por caso y vera la diversidad la real historia de cada uno,
    no un relato rápido, es una falta de respeto .
    Saludos .

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.